El Suelo Pélvico en la embarazada

Home  /  Blog  /  El Suelo Pélvico en la embarazada

On Octubre 10, 2014, Posted by , In Blog, With No Comments

El embarazo es una fase en la mujer en la que podemos comenzar a trabajar nuestro Suelo Pélvico para prevenir o tratar alteraciones como incontinencia urinaria y disfunciones sexuales.

El Suelo Pélvico es un conjunto de músculos que se encuentran en la parte inferior de la cavidad abdominal. Estos músculos, a pesar de ser unos grandes desconocidos para la mayoría de la gente, tienen un papel fundamental en funciones tan importantes como la continencia urinaria, la continencia fecal o de gases,  las relaciones sexuales y en la  sujeción y mantenimiento de la posición correcta de órganos pélvicos tales como la vejiga, el útero y el recto evitando el descenso de los mismos (prolapsos).

Ya durante el embarazo, esta musculatura se ve muy afectada y se debilita debido al peso del bebé y al efecto de ciertas hormonas como la relaxina que produce un ablandamiento en la musculatura y ligamentos.

El embarazo y el parto constituyen el factor de riesgo más importante en el debilitamiento y disfunción del Suelo Pélvico.

La musculatura del Suelo Pélvico consta de tres planos: superficial, medio y profundo que se encuentran en el canal del parto. Durante el parto, la cabeza del bebé descenderá a través de ese canal e irá rotando guiada por los diferentes planos  de la musculatura del suelo pélvico y adaptándose a los diferentes diámetros de nuestra pelvis.

Por otro lado, durante el parto, la musculatura del Suelo Pélvico se distiende y estira muchísimo para  que el bebé pueda salir y en ocasiones la matrona o el ginecólogo realizan una episiotomía, o se produce un desgarro, quedando una cicatriz en nuestra musculatura. Este nuevo tejido cicatrizal no tiene capacidad contráctil, es decir, ya no se contrae, por lo que el músculo ha perdido fuerza. Para evitar esto, es conveniente realizar el masaje perineal durante el embarazo. El masaje perineal se puede comenzar a realizar a partir de las 32 semanas de gestación, siempre bajo la supervisión de un especialista que le indicará las maniobras más efectivas para elastificar su musculatura.

Todo parto vaginal ocasiona un daño en el Suelo Pélvico en mayor o menor medida, pudiendo aparecer síntomas de ello a corto o largo plazo.

Por lo tanto, una mujer que haya tonificado y elastificado correctamente su musculatura desde el embarazo y sepa realizar una puja funcional, tendrá muchas más posibilidades de experimentar un parto con una fase expulsiva reducida y con unas mínimas secuelas postparto.

Recomendaciones para futuras mamás:

-Aprender a reconocer, controlar y tonificar correctamente la musculatura del Suelo Pélvico durante el embarazo.

-Aprender a realizar el masaje perineal.

-Evitar el estreñimiento, ya que éste también debilita Suelo Pélvico: dieta rica en fibra, aprender postura defecatoria y respiración correcta.

-Aprendizaje del pujo con periné relajado.

-No realizar pipi stop (cortar la orina) como método de tratamiento.

-Tratar la cicatriz postparto, si la hubiera, para evitar adherencias, dolor y debilidad de la musculatura.

-No realizar tras el parto abdominales tradicionales ni deportes de impacto (correr, step, tenis…) sin  haber recuperado previamente la musculatura de  Suelo Pélvico. Sí se recomienda realizar Gimnasia Abdominal Hipopresiva.

 

 

Pilar López Arnaldos.

Fisioterapeuta especializada en Uroginecología, Obstetricia y Fisiosexología.

Unidad de Suelo Pélvico de la Clínica de Coloproctología.

Tlf: 968 20 45 57

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *